Cal, arena y escribir un blog

Pubicado en2 comentariosCategoríasBlog

No me hago una idea de cuántas horas he estado aquí sentado a lo largo de la historia de este blog, delante de la pantalla con intención de escribir un capítulo más de mi vida. También habría que sumarle todas las horas que he invertido buscando un tema sobre el que narrar los acontecimientos dado que mi vida es bastante ordinaria. Tengo un trabajo de oficina, no interactúo con demasiada gente y, como creo que casi todo el mundo de mi edad y en mi situación, la vida parece ir a ralentí. Otra buena porción de horas serían las que he pasado buscando plugins, temas, clasificaciones, etc. con las que haceros mi rinconcito un poco más accesible, agradable o, simplemente, bonito.

Sí. Escribo un blog. Desde hace seis años ya.

Aquel verano en que escribí aquel primer post no sabía lo que iba a venir después, ni el tiempo ni esfuerzo que dedicaría a este tinglao. Seguramente muchos de vosotros tendréis blogs o los habéis tenido alguna vez sabéis lo duro que puede llegar a ser esto. Por supuesto que no me refiero a que sea duro como trabajar en una mina, pero sí en el sentido de que significa mucho esfuerzo y de una manera muy constante el poder mantener una página de este estilo. Resulta muy difícil ser capaz de atraer la atención, sobre todo si tenemos en cuenta que no escribo acerca de teléfonos hiperpotentes ni otros cachivaches tecnológicos. Simplemente os escribo acerca de mi mundo y mi manera de verlo… quizá eso explica el porqué no tengo casi lectores o porque prácticamente nadie comenta nada.

También hay que tener en cuenta que desde que existen las redes sociales –tales como el pajarito, o caralibro— el tiempo que la gente invierte en leer blogs ha disminuido hasta cotas irrisorias y claro, también se nota aquí. Otros amigos blogueros que tienen sus respectivos blogs de más o menos la edad del mío han ido cambiando poco a poco y han ido yendo más hacia temáticas políticas, fotográficas, profesionales, etc. No obstante yo sigo contando lo mismo. He cambiado la forma, la técnica, la literatura, pero sigo haciendo lo mismo: Desgranar mis días con buen humor.

No os negaré que he estado tentado muchas veces de cerrar el chiringo y dejarme de tonterías, que el nombre de dominio y el hosting me cuestan mis dineros a lo largo del año. Pero, no se por qué, siempre acabo aquí de nuevo. He tenido temporadas inmensamente largas sin escribir una sola palabra… sin ni siquiera comenzar un borrador, pero siempre vuelvo… pero ¿por qué?

Supongo que nadie tiene la respuesta correcta a esta pregunta. Quizá no sea una única respuesta… sigo aquí por mí, porque me gusta escribir y porque me gusta compartir aquello que escribo, aunque solo sea leído por mi círculo de amigos. Sigo aquí porque me gusta imaginar que alguien lee alguna de mis historias y sonríe porque ha pasado por algo semejante. Quizá sigo aquí porque me gusta creer que mi especie de serie-novela es seguida por alguien que se pregunta qué pasará a continuación. Quizá no sea por nada de eso. A lo mejor ya lo tengo por costumbre. Sentarme aquí, delante de nadie y de todos vosotros al mismo tiempo para que todos pasemos un rato lo más agradable posible.

He tirado horas y horas intentando buscar la manera de destacar más, de atraer a más gente a estas páginas. He investigado SEO, posicionamiento, marketing en redes sociales, he hecho estadísticas de navegación para saber a qué horas de publicación hay más gente. He buscado sistemas de fidelización, de rss, he puesto enlaces de los blogs a los que sigo con la esperanza de que me refieran tráfico… pero ¿sabéis qué? No sirve de mucho. Por aquí siguen pasándose los de siempre –y que por supuesto siempre siempre siempre seréis bienvenidos– pero todo esto hace que escribir un blog sea un dar y no recibir… bueno, supongo que lo que doy no es suficientemente atractivo en un mundo en el que hay cosas por todos los lados: buenas, bonitas, baratas, caras, horribles y alguna completamente magnífica. Pero encontrar algo que merezca la pena –ojo, no estoy diciendo que mi blog merezca la pena… eso no debo ser yo quién lo diga– cuesta mares. Es un poco como buscar a Wally …en el estadio del Atlético de Madrid.

Pero no todo es cal. También hay mucha arena de por medio.

Me acuerdo de cuando escribí esto y hubo personas que me estuvieron leyendo, aguantando y animando. Cuando escribes un sentimiento, cuando plasmas en un puñado de letras una tristeza, una alegría, un triunfo o una derrota y esas mismas líneas son leídas por alguien que te responde no tiene precio… Aunque alguna vez puedas no estar de acuerdo con lo que te han dicho. Me divertí mares escribiendo mi primera experiencia aeroportuaria y viendo que vosotros os divertíais tanto como yo al leerlo o el debate que tuvimos acerca de los Dogon y si que sí era un timo o no.

Han sido ya, con este, 256 posts y casi 700 comentarios. Seis años. Y seguiremos añadiendo cuadritos a esta barra de progreso que es la vida juntos.

 

Gracias por vuestro tiempo. Gracias por leerme.

___________

Inspirado en el post “Escribir un blog” del grandísimo blog El sentido de la vida del más grande aún Javier.

 

 

2 comentarios en “Cal, arena y escribir un blog”

  1. Pues yo te doy una idea creo que sería buena idea poner un post a cerca de la Exouniversidad, la “Universidad Privada del Instituto de Radiofecuencia Cuántica Avanzada Internacional” o “Exo-universitas”. Cuánto nos hemos reído con éste timo, sobretodo con los nombres de sus asignaturas!!!!!

    Ánimos! Si te gusta escribir ¿por qué no has de hacerlo? Te expresas, te entretienes,…… no dejes de intentarlo!

    Saludos 😉

  2. Lamentablemente Zalo lo que vende en este país es Belén Esteban, la WWE, el fútbol,…. Cuando empezé con mi blog me sorprendí de que la página con mas visitas diarias era una que hablaba de la WWE…. Que se le va a hacer.

    Yo creo que lo realmente importante es sentirte a gusto con lo que escribes, ya que llegar algún día a obtener algún tipo de beneficio económico hablando de temas personales es muy difícil.

    Yo me siento muy a gusto con lo escribo en mi blog ya que aunque tengo una media de 15 visitas diarias y prácticamente no escribe nadie sé que lo que escribo le puede ser útil a alguien a algún momento de su vida.

    Nos vemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *